Una evasión a la rutina, un descubrimiento a la femenidad, un pasaje al conocimiento de mí misma, una fortaleza forjada desde el interior, un oásis en mi misma y una motivación que más fuerte o más débil nunca ha dejado de permanecer. Sí, la danza ha ido tallando...